La sensación que transmiten las Samsung Gear Vr es espectacular. Sin duda, un anticipo de lo que trae el futuro.

¿Recordáis que hace dos días hablaba de las Google Cardboard, ese accesorio de cartón con el que transformar casi cualquier móvil Android en unas gafas de realidad virtual? Pues bien: hoy subimos un escalón (casi una escalera) hasta toparnos con uno de los accesorios más impresionantes que podréis encontrar actualmente relacionado con eso mismo, con la realidad virtual. ¿Oculus Rift? Casi: las gafas Samsung Gear Vr. He dicho casi porque la tecnología que implementa el fabricante es la misma que utiliza Oculus Rift, habiéndose asociado para no sólo compartir tecnología, también contenido. ¿Qué significa esto? Que con las Samsung Gear Vr no sólo accederéis al contenido de Samsung, sino también al propio de Oculus Rift. Y es una garantía ya que las gafas no sólo funcionan excelentemente bien, también dispondremos de muchas más cosas que visualizar. Aunque ya os lo avanzo: el contenido es lo que más le falta.

Empezando por el embalaje, que es enorme, dentro nos encontraremos con una funda de transporte rígida que es igualmente grande, disponiendo del casco en sí con sus sensores y de distintos accesorios con los que completar el pack. Cintas con las que sujetarse las Samsung Gear Vr a la cabeza, un paño para limpiar las lentes, los típicos manuales de instrucciones, una SD Card con diverso contenido precargado… Pero ¿y la pantalla? Será vuestro móvil Y aquí he de advertir algo primordial: estas gafas de realidad virtual sólo funcionan con el Samsung Galaxy Note 4, Samsung Galaxy S6 y Samsung Galaxy S6 Edge. Y son dos modelos distintos: para el phablet y para los S6 (ojo con equivocaros de modelo).

Vale, sabemos lo que viene y los móviles compatibles. Pero ¿realmente merecen la pena? A ver: por el precio oficial yo diría que no, aportando una experiencia que, si bien es espectacular al principio, la emoción se acaba algo pronto al no existir demasiado contenido disponible. ¿Las encontráis por menos dinero y os apetece tener un accesorio que os garantice el acceso a la realidad virtual? Las gafas Samsung Gear Vr son para vosotros. Porque las Oculus Rift aún están en desarrollo, así que éstas se mantienen como una gran opción.

Gear VR

Ver películas en 3D con movimiento acorde a los giros de cabeza, sumergirnos dentro de los juegos como si realmente fuéramos nosotros los personajes, adentrarnos en el universo de una imagen de 360 grados… Las opciones son espectaculares, ya os lo garantizo: casi parece que te encuentres dentro de otro mundo. Aunque suele molestar la vista tras unos minutos de uso, teniendo un inconveniente que se aprecia al primer vistazo: los contornos de los objetos se mantienen algo borrosos, viéndose los píxeles de la pantalla del móvil. Además de que el teléfono se calienta mucho, debiendo parar constantemente para que se enfríe. Por lo demás, la realidad virtual con las Samsung Gear Vr es alucinante.

Como os he dicho, no os aconsejo comprarlas al precio del fabricante: buscadlas de segunda mano o a través de alguna oferta. Ha habido una campaña muy fuerte con los Samsung Galaxy Note 4, por lo que, si tenéis este móvil, vais a encontrar las Gear Vr hasta por menos de la mitad (mi caso). Pero, si las queréis en un comercio que os dé todas las garantías, en Amazon está a 199 euros.

Accede a la realidad virtual gracias a este enlace…