Por increíble que parezca, este patinete se impulsa con un balancín. O poniendo los pies en el suelo, como toda la vida...

Todavía recuerdo cuándo empezó la fiebre por los patinetes de aluminio desmontables. Llegaron a regalarlos hasta en los periódicos, no existiendo nadie que no tuviera uno y acabara criando polvo en el trastero. Sí, es cierto que esos patinetes han evolucionado y que ahora hay hasta campeonatos freestyle, teniendo un buen montón de modelos a elegir estando pensados, mayoritariamente, para los niños. Y hoy me he topado con algo que no había visto nunca: el Space Scooter. No, no es el patinete con el que rodaron las tomas exteriores de Gravity, sino un curioso vehículo que posee dos maneras de propulsarse. Por un lado, se puede poner los pies en el suelo, como se ha hecho toda la vida. Y por el otro… Posee un sistema de balancín que, al activarse mientras se avanza, comunica el movimiento a dos cadenas que, a su vez, activan la rueda trasera para propulsarse. Suena a ciencia ficción; por eso lo mejor es que lo veáis con vuestros propios ojos: ¡hay un vídeo más abajo!

Una de las características que más se agradecen del Space Scooter es que éste sigue siendo de aluminio y plegable. Por lo que guardarlo no será un problema; así como tampoco lo será su transporte. Con varias llaves de mariposa en el cuerpo del patinete que aseguran su plegado y desplegado rápido, además de disponer de un peso de 9,5 kilos, este Space Scooter es una verdadera ayuda cuando os toque desplazaros al trabajo; al menos siempre que el curro esté cerquita, por supuesto. Siendo, como es obvio, un gran regalo para aquellos niños que nunca paran quietos. Haciendo de nuevo hincapié en el peso, no os será difícil transportarlo cuando tengáis que cargar con él. O mejor: ¡podéis robárselo a los críos! Aguanta hasta 90 kilos, cuidado con él.

Vale. Ya hemos visto que es un patinete plegable de aluminio y que, como es obvio, funciona como el resto de patinetes. Pero ha llegado el momento de prestar atención a lo que realmente diferencia al Space Scooter: su método de impulso mediante el balancín. ¿Recordáis las típicas vagonetas de las películas del oeste donde los ladrones de trenes huían del Sheriff a base subir y bajar la palanca central? Pues el principio es el mismo; aunque aplicado a una plataforma sobre la que se tendrá que balancear el pasajero, trasladado el movimiento de la plataforma a la rueda a través de su doble sistema de cadenas. Incluso tendréis un freno para detener al patinete en caso de que se embale… ¿Es o no curioso el método principal de impulso del Space Scooter?

Lo prometido es deuda: aquí tenéis el vídeo en el que se muestra a la perfección cómo funciona el patinete Space Scooter. Si no lo habíais visto antes, os va a dejar con la boca abierta.

¿Os ha convencido este regalo? Recordad que es válido para niños y para adultos, con unas recomendaciones que van a partir de 8 años y hasta un máximo de 90 kilos. Está disponible en la tienda Yo Quiero Uno De Esos al precio de 125 euros. ¡Con descuento!

Cambia el coche por un Space Scooter. ¡Ganarás en salud!