Dispensador de caramelos automático: pasa la mano y tendrás tu dulce dosis

Hay pequeñas ideas con las que te tropiezas y piensas: ¿cómo he podido vivir sin esto? Y, ¿sabéis qué? Suelen ser las más simples y, en conjunción, también las más absurdas, pudiendo pasar sin ellas sin que esto te elimine las ganas de comprarlo. Y algo así he sentido cuando me he topado con el dispensador de caramelos automático de Factoría de regalos: algo en mi interior más goloso se ha disparado encendiendo todas las alarmas. Y no he podido evitar el sacar la Visa, por supuesto, encariñándome al instante del gadget y de la posibilidad de tomar mi ración de caramelos de igual manera que me pongo el jabón de los lavabos: con sólo pasar la mano por debajo. O directamente la boca, para que así se ahorren intermediarios…

La magia del dispensador de caramelos automático es su sencillez y el minimalismo de su diseño, manteniendo una bola medio transparente en la parte superior con una abertura en la inferior y un pie con el que sostener todo el conjunto. Ya está, nada más que esto. Aparte de los sensores que funcionan con tres pilas AAA no incluidas en el dispensador de caramelos, por supuesto. Así, basta llenarlo con Lacasitos, cacahuetes, pequeñas gominolas o1 caramelos o frutos secos de tamaño similar, asentando después el invento en la mesa del despacho, en la cocina o donde queráis montar un punto de aperitivo: el dispensador de caramelos automático os brindará la ración con sólo pasar la mano por debajo de la bola, alimentando vuestro apetito dulce de una manera tan sencilla como atractiva. No me digáis que os podéis resistir a él: es una maravilla.

Venga, que estáis a dos pasos de poner este dispensador de caramelos automático en vuestra casa u oficina. Y por sólo 19,90 euros en la tienda online Factoría de regalos, debiendo calcular aparte los gastos de envío. ¿De qué llenaríais vosotros el dispensador?

Dispensador de caramelos automático: pasa la mano y tendrás tu dulce dosis