La hucha escatológica: el perro que "caga" monedas

Me gustan las huchas, son unos objetos que me recuerdan terriblemente a mi infancia. ¿Quién no ha guardado unas pocas monedas hasta tener lo suficiente como para comprarse unas chuches, unos cromos o para invitar al MacDonald’s al amor platónico infantil? Tanto si se trata de una hucha clásica, como las típicas de barro con forma de cerdito, como si es algo más moderna y original, como la hucha en la que el gato recoge la monedas dentro de su caja… una hucha es la manera ideal de motivar a los niños con el ahorro, sacando de más de un mal trago al tener allí guardadas unas monedas. Y la hucha que os tengo reservada para hoy es un poco escatológica, siguiendo la línea de aquella en la que el perrito se comía las monedas. ¿Qué tal si, además de comérselas, el perrito las expulsara por el lado contrario de su cuerpo? Pues existe: la hucha Eat & Poo (come y caga, literalmente). A mí me ha dejado de piedra. Sobre todo después de ver su vídeo…

No tiene mayor complicación, basta con ver la imagen para ver el funcionamiento de la hucha. Con una caja en la base y un perrito sentado encima, basta con insertar la moneda dentro de su boca para activar el mecanismo, dándose la vuelta dentro del estómago del perro mientras éste, tras girar sobre sí mismo, la expulsa en el otro lado de la caja imitando una deposición. Vamos, que el perro caga la moneda después de comerla, sucediendo esto en pocos segundos. ¿Divertido? ¿Original? ¿Escatológico a más no poder? Pues un poco de todo, aunque no me vais a negar que, tanto el funcionamiento como su aspecto, sorprenden a todo el que ve la hucha. Y encima permite ahorrar unas cuantas monedas: como todos sabemos, siempre van bien en un momento de apuro. Que todos hemos pagado una compra con las monedas que teníamos guardadas…

¿Os gusta la hucha Eat & Poo? Pues la tenéis en la tienda online Firebox. A un precio de 20,39 euros, debiendo abonar los gastos de envío aparte. Venga, que con ella ahorraréis un poco hasta el próximo regalo original…

La hucha escatológica: el perro que "caga" monedas