Yo ya he ido rellenando la lista de mis regalos de Reyes, y muchos de esos regalos los he ido destacando en este blog. Como sé que lo leen algunos de los que tienen la “oportunidad” de regalarme algo, y que muchos de ellos aún no han decidido qué es lo que pondrán debajo del árbol, he ido remarcando así todos mis gustos. Y el de hoy es uno de esos “sueños húmedos” que tenemos muchos geeks y amantes de los gadgets de última tecnología, habiéndose encumbrado al podio de los smartwatch por derecho propio. No es que dicho podio esté demasiado concurrido, pero sí que es cierto que el reloj inteligente Samsung Galaxy Gear es uno de los más importantes por sus características. También de los más caros, no lo vamos a negar. Además de sufrir varios inconvenientes más que convierten a esta compra en un regalo original no apto para todos los usuarios de smartphones. Y digo esto porque el Samsung Galaxy Gear necesita obligatoriamente un teléfono Android Samsung para funcionar. Y, encima, sirven muy pocos móviles de todo el catálogo del fabricante coreano…

Vayamos a lo realmente importante: ¿quién me va a regalar un Samsung Galaxy Gear? Menudo reloj, es lo más cercano hoy en día a lo que todos pensábamos que era un reloj inteligente, pudiendo salir directamente de una película de James Bond y no creernos que está disponible en cualquier tienda de teléfonos móviles. Es extremadamente compacto, con una correa de goma y tacto en relieve donde se sitúa una cámara con la que hacer fotos desde el propio reloj, posee Android como sistema operativo y guarda un punto curioso si nos atenemos a dicho sistema: además de hacer funcionar internamente al Samsung Galaxy Gear, podremos personalizar o instalar aplicaciones. ¿Recordáis el Sony Smartwatch 2 del que os hablé hace unos días? Pues tampoco hay una exagerada diferencia. Aunque bien es cierto que la apuesta de Samsung por los relojes inteligentes es más ambiciosa, más completa, con mayor potencia y guardando una relación más estrecha con el teléfono móvil. Aunque eso sí: su batería no es que aguante demasiado tiempo, apenas una jornada de uso (algo muy justo para un reloj). Además de que sólo es compatible con el Samsung Galaxy Note 3 de partida y con el Galaxy S4 o Galaxy Note 2 si están en la última actualización, lo que limita ampliamente su uso. Aun así, se trata de un dispositivo excelente que guarda un encanto especial para todos los que adoramos las pantallas táctiles. Y que me encanta, no lo puedo negar.

Podéis comprar ya mismo el Samsung Galaxy Gear desde la siguiente imagen dirigida a la tienda Amazon, estando actualmente en diversos precios dependiendo del color de la correa del reloj. El más barato es el color negro por 275,74 euros, pudiéndose elegir hasta en naranja. Con los gastos de envío gratis si tenéis el servicio Premium.

Tu reloj smartwatch de Samsung aquí