Chromecast, visualiza YouTube y diverso contenido multimedia en la tele

No voy a sorprender a nadie si digo que me encantan los gadgets de última tecnología, sufriendo verdadera pasión por todo lo que esté relacionado con los móviles. Y dicha afición la sobrellevo de forma personal y de manera laboral, analizando todo tipo de móviles, cacharros y aplicaciones en blogs especialistas en la materia. Y justo ayer cayó en mis manos un Chromecast, el célebre centro multimedia de Google compatible preferentemente con móviles y tablets Android. Seguramente lo recordéis del julio pasado, justo cuando el famoso buscador presentaba la más reciente tablet Nexus 7 2013. Con una desventaja: el Chromecast sólo se ponía a la venta en Estados Unidos, por lo que había que dejarse una pasta en la importación o, la alternativa más viable, apostar por uno de esos pinchos HDMI comparándolo a través de eBay. Por fortuna, en Amazon.com han repuesto stocks permitiendo encargados desde fuera de yankilandia, y ahí que fui yo a encargar encargar el mío. Que llegó justo ayer, por cierto, habiéndolo probado a fondo para descubrir que puede ofrecer mucho más aparte de un acceso a YouTube para la tele.

Chromecast, visualiza YouTube y diverso contenido multimedia en la tele

Como es lógico en este tipo de reproductores multimedia HDMI, el Chromecast de Google trae lo imprescindible en la caja, que viene a ser el pincho en cuestión, un cable de carga micro USB y un alargador para el propio conector HDMI. Compacto, delgado y con una barriga redonda que le aporta carisma y bastante volumen en ese punto, el Chromecast es un reproductor multimedia que está íntimamente ligado con el móvil y con el ordenador, que serán los que hagan de mando a distancia. Así, y después de proceso extremadamente sencillo de configuración, podremos enviar contenido al Chromecast conectado a la tele con sólo un click, reproduciéndose automáticamente en pantalla grande y con la máxima calidad disponible. Aún es compatible con pocos servicios, como YouTube, Google Play Music o Netflix, lo cual convierte al Chromecast en un reproductor HDMI bastante limitado (sobre todo si tenemos en cuenta que Netflix y otros servicios compatibles no están en España), pero muy atractivo si acostumbráis a ver vídeos de la página de YouTube y queréis hacerlo con la máxima comodidad. Además, el Chromecast es capaz de mostrar la pantalla del navegador del ordenador en la tele y en tiempo real, lo que lo hace perfecto para presentaciones o acciones similares. Teniendo la promesa por parte de Google que irá incluyendo nuevas funciones en el futuro.

Hay varias maneras de adquirir un reproductor HDMI Chromecast, pero yo he optado por Amazon.com. El precio, con todo incluido, ha sido de 48 euros, tardando aproximadamente dos semanas. Todo variará dependiendo del stock, pero parece que, actualmente, hay existencias de sobra en la tienda. ¡Id ya a por vuestro Chromecast!

Chromecast