Sabes que es un Furby, pero no cómo se va a comportar. Divertido, gamberro, bromista... ¡Cada personalidad es única!

Voy a adentrarme en el terreno friki de nuevo, así que ya estáis avisados. He de reconocerlo: yo fui uno de los que tuvo el primer Furby, y eso que tampoco tenía la edad indicada para ese juguete. Es más, le regalé otro a mi novia y nos hacía mucha gracia ver cómo se hablaban entre ambos, mezclando las palabras sin sentido del idioma Furby mientras se contagiaban canciones y movimientos, teniendo auténticas conversaciones de besugos trasladadas al mundo del juguete. Pero el tiempo pasó dejando a los primeros modelos totalmente desfasados, por lo que Hasbro, creadora del Furby, decidió darle un soplo de aire fresco al muñeco creando el nuevo Furby y otorgándole, como es lógico, mayores funcionalidades, un mejor lenguaje y, como casi todo lo que se vende hoy en día, aplicaciones móviles con las que comunicarse con los bichos. Y hoy precisamente me ha venido a la cabeza el juguete tras haberme topado con él mientras navegaba por Amazon, trayéndome buenos recuerdos y unas ganas irrefrenables de hacerme con uno. Y es que cualidades no le faltan…

Aparte de su mono aspecto, sus bailoteos, movimientos y la capacidad para hablar, al nuevo Furby le han cambiado los ojos móviles antiguos por dos pequeñas pantallas LED, pudiendo expresar así muchas más emociones. Y estas emociones van acompañadas de una extraordinaria capacidad para el lenguaje con su dominio del Furbish (idioma nativo) y su habilidad para aprender el español, teniendo una gran variedad de personalidades que, dependiendo de cómo nos comportemos con el Furby, irán variando hasta acomodarse a la definitiva. Podremos abrazarlo, hacerle cosquillas jugar con él o hacerle trastadas tirándole de la cola o agitándole, reaccionando ante nuestros estímulos de una forma única y personal. Además, dispondremos de una aplicación para móviles (Android y iPhone) con la que ampliar las opciones del Furby, teniendo opción de alimentarle a través de la pantalla de nuestro smartphone, por ejemplo. Y todo con la diversión y simpatía de siempre, habiendo evolucionado este Furby para que también evolucione nuestra diversión a la hora de jugar con él. O la de nuestros hijos, que va originalmente destinado a ellos (aunque luego juguéis vosotros con el Furby).

Podéis ver al nuevo Furby en acción a través de este simpático vídeo. A ver si os gusta tanto como a mí.

Si os interesa este nuevo Furby, podéis adquirirlo a través de la tienda Amazon al precio de 72,60 euros más gastos de envío. Este es el precio más barato, dependiendo del color del Furby puede aumentar dicho precio (siempre sin contar los gastos de envío).

Compra aquí tu Furby: ¡no te arrepentirás!