Con la cantidad de cámaras fotográficas que hay en el mercado y el abaratamiento de aquellas más destinadas a profesionales, la pasión por la fotografía ha estallado en muchos de nosotros adquiriendo una de estas cámaras digitales, perfectas para capturar todo tipo de imágenes y situaciones. Pero hay algo que siempre viene bien cuando se trata de tomar fotografías en las que también queramos salir nosotros o capturar escenas asegurando el mínimo de temblores posible, y ese algo es un trípode. Puede que sea escuchar la palabra trípode y se nos venga a la cabeza un armatoste metálico que cuesta acarrear, pero eso es porque no conocéis los Gorillapod, unos trípodes compactos, ligeros, versátiles y ajustables a todo tipo de superficies con los que resulta muy cómodo el tomar fotografías sin llevar la cámara en la mano. Además, son un regalo genial para alguien a quien le guste capturar fotos, siendo también original, igual que los Gorillapod.

Este trípode que os presento hoy dispone de tres patas, como no podía ser de otra manera, siendo estas absolutamente plegables y orientables hacia cualquier parte pudiendo, incluso, enrollarse sobre cualquier barra, tubo o listón de madera, lo que amplía hasta el infinito las posibilidades de fotografiar. El trípode Gorillapod es apto tanto para las cámaras digitales más sencillas como para las cámaras Réflex profesionales, disponiendo de un nivel con el que estabilizar al máximo las imágenes, asegurando que estas quedan totalmente rectas.

El trípode para cámaras fotográficas Gorillapod está disponible en Amazon UK al precio de 28,70 euros más gastos de envío.